lunes, noviembre 19, 2012

A Isabel Núñez



El azufaifo lloroso. Todos los árboles hoy se han quedado solitarios y las viejas postales de una ciudad se han azafranado para siempre. En el cielo seguirán surcando las nubes, como blancas palomas inertes. Tus nubes. En ellas, en su silente cortejo, siempre te recordaremos y hablaremos de ti. Caen las hojas, desfallecen de lo más alto. Pero hablaremos de ti,  como si tú,  eternamente estuvieras aquí.

8 comentarios:

Isabel Mercadé dijo...

Curt i preciós, Hilari. I, si, d'alguna manera estarà sempre.
Una gran abraçada!!

Antonio H. Martín dijo...

No sé quién era Isabel Núñez, pero aunque sea con esta entrada triste, me alegro de tu regreso, amigo Conde.

Un abrazo.

Isabel Mercadé dijo...

Yo había dejado aquí un mensaje pero ha desaparecido. Me ha gustado mucho, Hilari, y sí, es verdad, hablaremos de ella.
Un abrazo.

Conde de Galzerán dijo...

Hola Antonio. Isabel Núñez era escritora, traductora y una gran persona que echaremos de menos todos los que la conocimos.
Bienvenido de nuevo, amigo.

Conde de Galzerán dijo...

Gracias Bel. Sin duda, hablaremos de ella. Nadie muere si su nombre sigue enunciándose.
Besos.

mjromero dijo...

Por ella conocí la palabra azufaifo.
Es muy bonito lo que dejas escrito sobre ella, 'sobre' no acerca de.
Un abrazo.

Conde de Galzerán dijo...

Evanescencia. Esa es la palabra que podría definir mi sensación posterior a la ausencia repentina de Isabel. El inaprensible transitar del tiempo y los episodios que suceden para palidecer luego.
Gracias MºJesús.

Anónimo dijo...

presentación de 'entonces' de isabel núñez
http://www.facebook.com/events/131958313643722/