jueves, diciembre 09, 2010

Ellos, cuando fueron fab

Haciendo sábado me encuentro en una caja de cartón, una revista fechada el 1 de mayo de 1970. ¿Por qué guardé esa revista? ¿Y de qué se hablaba en mayo de 1970?. Parece ser que se hablaba de la ruptura de los Beatles. Y esto fue una conmoción para muchos, incluido yo. Y quién hablaba, en este caso, era Maruja Torres –sin duda más desconocida entonces- en un artículo que recordaba el breve túnel del tiempo del grupo británico y en el cual se hacia especial mención a Astrid Kirchherr. La primera que fotografió a los caducos The Quarrymen y a los nuevos rebautizados The Silver Beatles, nada más llegar a Hamburgo para actuar en el club Indra; un local de baja estofa sin camerinos y con un leve gusto hindú. John, Paul, George, Stu y Pete conocieron a Astrid y a Klaus en el Kaiserkeller, otro club de la calle Reeperbahn. Si Astrid es Kirchherr, Klaus no es otro que el berlinés Voorman. Novio de Astrid, bajista de Manfred Mann y ocasionalmente también de Lou Reed y de la Plastic Ono Band (todavía recuerdo una fotografía de la época portando un cartel “War is Over”); también se dejó ver sobre el escenario “for Bangladesh” del Madison Square Garden en el verano de 1971. Aunque realmente Voorman pasará a la historia por ser el creador del diseño de la portada de Revolver.

-Ella les hizo así- afirmaba Maruja Torres sobre Astrid. Fuera los tupés y chupas de cuero y arriba los peinados moptop con flequillo largo hasta las cejas y los trajes sin solapa. Un nuevo look, que imperó en los sixties. Tanto cambiaron las cosas que los chicos del Mersey llegaron cinco y se fueron cuatro. Porque Stu (Stewart Sutcliffe) el otro Lennon, según Lennon, acabaría quedándose, enamorado de Astrid en la ciudad del Hansa, abandonando el proyecto Beatle.

No he vuelto a leer nada más acerca de Astrid. Pero no le ha ido mal. Fallecido Stu al año siguiente debido a un tumor cerebral, se convirtió en leyenda. Del mismo modo que se han ido convirtiendo poco a poco los otros Beatles. (si exceptuamos a Pete Best, ahora un respetado panadero). Y en medio de las leyendas ha vivido Astrid Kirchherr recordando aquellos años “fab” entre sus recuerdos y sus propias fotografías.






No hay comentarios: