sábado, octubre 02, 2010

¿ Road B842 ?


He curioseado en un documental sobre Phil Spector. Un mix sobre su vida profesional y el asesinato que cometió en febrero de 2003, que prácticamente le mantendrá lo que le resta de vida en la cárcel. Siempre le reputé como un gran productor musical. Seguramente el más renombrado. Desde hace mucho tiempo. Ya desde finales de los sesentas, siendo yo un mocoso, concebí esa idea.

Esto me ha llevado a pensar en la controvertida intervención a que fue llamado por los técnicos de Apple Records- incluido George Martin, otro monstruo, el cual se ha permanecido décadas reiterando que el álbum Let it be, se debe a él, y que probablemente lleve razón- con la intención de “salvar los muebles” en el último long- play de los BeaTles.

Mentar que el grupo de Liverpool, nos dejó joyas poéticas al resto de la humanidad es una cansina obviedad. Pero los genios también defecan; y por tanto nos brindaron entremezclados con los diamantes, verdaderos y vergonzosos bodrios. No muchos, pero hailos. A bote pronto se me ocurren tres abyectas piezas. Perdonad, pero alguien debía de decirlo. Una es Obla- di, Obla-da. (el título ya presagiaba el desastre) y otra, All together now. Y la tercera Yellow submarine, la cual nos ha hundido en la miseria auditiva, machacándonos las horas en estos últimos veinticinco lustros. Porque después de escucharlas a su debido tiempo, a uno le entraban ganas de llamar a Londres y preguntar ¿Qué ha ocurrido? ¿están los chicos bien?

Hay una bazofia cuarta. (siendo compasivo, hablaríamos de una medio- mierda).Y eso me lleva al principio del texto. Al amigo Spector, no se le ocurrió otra cosa, que embadurnar The long and winding road con un tropel de arpas, cuernos, orquesta y un coro de dieciocho mujeres, por lo cual si había un tema- basura ahora resultaba una total porquería.

Recuerdo el día que la oí por primera vez. Un single de ochenta pesetas, que sólo se amortizaban por la cara B; por el For you blue de Harrison. En ese minuto me asusté mientras me preguntaba ¿qué he comprado? ¿BeaTles o el funesto Mozart convertido en musak?.

Luego, con un poco más de dinero adquirí el álbum. Y fue peor. El pegote se nota más al lado de las otras formidables composiciones.

Gracias a Dios en el film que dirigió Michael Lindsay-Hogg se puede escuchar la versión desnuda del desdichado ropaje que le infirió Phil. Mejora, suena a beat, pero aún así, sigue siendo una mala canción.

Sin embargo, es una obra con un punto de inflexión en el fin de la era BeaTle. Según se comenta, McCarthney pilló un cabreo monumental por el estropicio. Se dice a la vez, que fue el asunto que motivó que se despidiera del grupo. Pero no es verdad, Paul ya hacia tiempo que estaba despedido. En la cinta se puede observar fácilmente. Es una película que sólo protagoniza él ante el pasotismo, la indiferencia y la desgana de los otros tres. El mal rollo se mastica. Paul, dejando su discutible calidad como compositor a un lado, es un tipo que no evolucionó como lo hicieron los demás. Ni en solitario lo ha hecho. Es el eterno niño bobo y creído. El prototipo de alumno tonto que solía haber en los colegios de mi pubertad y al cual se le arrinconaba de vez en cuando para untarle los morros, por capullo. No hace mucho, le vi canturreando Michelle, a la mujer de Barak Obama de un modo patético haciendo el lila. El hortera de siempre sin la vergüenza que nunca ha tenido.

Y la prueba de todo ello se halla en la propia letra de la canción. Ese es el principal valor del tema y que me resulta revelador. O al menos yo así la interpreto. El majadero arrepentido de sus sandeces canta y suplica: And still they lead me back/To the long, winding road/You left me standing here/A long, long time ago/Don't leave me waiting here/Lead me to your door.

Pero si los beats yankees tuvieron la Route 66, ¿dónde está el “road” del que habla McCartney y que con justicia no ha trascendido?¿Es una metáfora? Seguramente no. Aunque –que yo conozca- McCarthney no ha dicho esta boca es mía, es muy probable que se trate de la vieja carretera que conduce a su granja en Campbeltown, donde se refugió después de la disolución de los BeaTles; que al unísono se hizo correr el bulo de que había muerto. ¿Quién dijo, …que corra…. que corra?

En España se tradujo winding por tortuoso. No he mirado el Collins pero yo diría que no. Visto lo visto, ese “road” se configura entre rectas y más rectas.

Más gracias a Dios, o mejor dicho, a Ray Charles ese negro maravilloso que convertía con su voz la basura en oro, tuvimos una versión digna. Pero es la peor canción que cantó nunca; por suerte para él, se editó póstumamente. Y es que, milagros, a Lourdes.




8 comentarios:

Fran dijo...

Yo también vi el documental, hace unos años. El personaje tiene una aureóla mítica y extrañamente hortera. Es decir, me pareció un tipo rarísimo y cubierto de una extraña gloria. Mientras lo veía no podía evitar pensar que era imposible que soportase la cárcel. Vete tú a saber, a lo mejor se hace el dueño de garito y todo.

Conde de Galzerán dijo...

No es que sea rarísimo. Es simplemente un anciano (a menos que decidamos que todos los ancianos son rarísimos).A ciertas edades cuesta envejecer. (Hay quienes, - muchos- nacieron ancianos. En este caso la cosa se lleva bien. A la edad de Phil, el asunto debe ser un infierno.
Yo no lo dudaría, Fran. Esta noche, en la sexta galería todos los reos están cantando Power to the people de Lennon.

Paula dijo...

Nunca me gustaron los Beatles. Quizá podría decirse que la causa es por un tema generacional, pero creo que es más bien un gusto personal.
Excelente música, Jojo. Me la dejo puesta para que amenice la tarde mientras hago tareillas por aquí.

Conde de Galzerán dijo...

A mí, ni Amadeus. Y sí, podría decirse. No es lo mismo ver como se abre una puerta, que encontrársela abierta; joven que eres, Paula. Lo del gusto también llevas razón. Si surgieran hoy, la cosa la tendrían más chunga. Ellos.
Me gusta que te guste McLaughlin.
Besitos.

Bel M. dijo...

Lo que pasa es que muchos de los que hoy existen, probablemente no hubieran nacido si ellos no hubieran hecho lo que hicieron antes. Pero, claro, ya hace mucho tiempo que se sabe, hay que matar al padre, dijo Freud, o liberarse de las angustias de las influencias, dijo Harold Bloom, etc.
Me ha gustado mucho, como siempre, tu escritura.
Un gran abrazo.

Conde de Galzerán dijo...

Seguramente sí, Bel. Seguramente ellos abrieron un road. Seguramente si ellos no lo hubieran hecho, otros lo hubieran hecho por ellos. Sería otro road. Seguramente, semejante. Hay que matar al padre, hay que comer carne humana y estremecerse de alegría. Lo dijo Freud. Y Pasolini. Y yo, en su momento. Y mi hijo, hace pocos años.

Abrazo grande

MGJuárez dijo...

Hola Jojo. Hace tiempo no entro a comentar, solo leo de forma esporádica. Tampoco sabría qué decir ante algunos textos. Leo, y lo que encuentro ya me satisface.

Ahora quería dejarte una fotografía, la hice antes de marzo. Como no tengo dirección para enviar, la puedes "coger" si lo deseas de la página donde la tengo colgada. Es una foto peculiar, una cortina donde falta un personaje.

"Let It be"

Abrazos,
Montse.

Conde de Galzerán dijo...

Qué alegría, verte otra vez, Montse! Y la foto del enlace es genial!. Una imagen que resume de un vistazo lo que yo quería decir en una parrafada.
Un abrazo fuerte y no tardes tanto en visitarme. (Yo, de vez en cuando, también me paso por tus sitios)