lunes, enero 25, 2010

Mi bosque



Como le contaba a Antonio Martín, hace unos días, todavía poseo un pequeño bosque. Es mi bosquecillo. Salvado de los incendios, de los cotos de caza y de las escavadoras.
Lucho y sueño, como sueña y dice Wackeman, para que permanezca como los ancianos hombres lo vieron. Hay también monstruos, por supuesto.

Viven las víboras, los escorpiones amarillos, las mantis religiosas, las escolopendras venenosas, los enormes escarabajos peloteros, acorazados de barriga roja; en los veranos hay enjambres de avispas. El insecto palo, las lagartijas, el lagarto verde, el sapo y las ranitas del estanque.Las abejas y las libélulas. Pero también lo visitan la lechuza y el mochuelo. La mariposa rey, la abubilla, el mirlo, la paloma torcaz, los gorriones y la estridente urraca. A veces veo las huellas de las manadas del jabalí. Hay algún zorro, parejas de perdices y familias enteras de codornices. En Navidad siempre el descarado petirrojo. Los ratoncillos de campo me traen de cabeza. Una vez hubo un urogallo y hace tiempo que no diviso al tejón. Nace el romero y el tomillo salvajes entre los pinos piñoneros, los robles y los madroños. Y un halcón que solamente ví un invierno. Hecho de menos a una pareja de ardillas pardas y una prole de conejos silvestres que no vi más. Seguramente viven más seres que yo no he visto o que he dejado de enumerar.

Hay quienes me instan a que limpie el sotobosque. Pero a mí me gusta así. A veces me interno en él, solo. El bosque habla. Me cuenta sus asuntos. Cruje y deja que el viento cante la canción. No hay miedo, porque es un bosque que eternamente mira al mar. Es un bosque, bueno. Como Wackeman, lucho y sueño para que siga como lo dejaron los antiguos; para que los nuevos lo vean; y así, el estado de las cosas.

7 comentarios:

Bel M. dijo...

¡Qué maravilla, Conde! Y es mucho más que un tesoro, es un tesoro para todos, pero aún así, qué envidia para los que estamos tan lejos.
Un beso.
P.S. Tal vez te interese este blog
http://isabelnunez-zbelnu.blogspot.com/
ella, aparte de interesantísima escritora, es una activa luchadora contra la destrucción de las arboledas de Barcelona.

Bel M. dijo...

Con tu permiso, Conde, si pasa por aquí Antonio Martín, que sepa que he intentado visitarle varias veces pero que invariablemente el sistema me niega el acceso. Ni siquiera he podido enterarme de por qué ahora se llama Martín.
Un abrazo, Antonio Martín.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Saludines, reaparecida Bel. No es nada fácil preservar lo primigenio. Echo de menos tus posts en Amapolas. Gracias por el enlace. Espero volver a leerte pronto.

Petons

Antonio H. Martín dijo...

Daniel, sigue conservando así tu bosquecillo, que tiene más encanto. Y gracias por ese "viaje al centro de la tierra" de Wakeman, que me transporta a muchas cosas buenas.
En cuanto a lo de King Crimson, te contesté en mi cuaderno, pero rectifico aquí lo dicho: he consultado con dos amigos catalanes, uno de Masnou y otro de Alella, y ambos me han confirmado que efectivamente hubo una actuación del Rey Carmesí en el 71, en Granollers, pero parece ser que fue una de esas cosas que se escapan a la historia, por falta de medios, y no quedan reflejadas en los anales.
Deberías rectificarlo tú, que estuviste presente, en la Wikipedia.

Y permíteme que conteste a la amiga Bel M., please...
Bel, te debe pasar lo mismo que le pasó al amigo Conde hace unas semanas, que no podía entrar a mi cuadernillo por cambiar de explorador, y estos nuevos de ahora son más "seguratas", por decirlo de alguna forma. Y hay páginas que las detectan como "peligrosas", jaja. Te aseguro que no es mi caso.
Será cuestión de filtros, que cada explorador tiene el suyo. A ver si la próxima vez hay más suerte.
Lo del nombre lo explico en una entrada (A. Martín). Gracias por tu abrazo. Otro para ti.

Y otro para el generoso amigo Conde Daniel, off course.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Gracias, Antonio, la verdad es que empezaba a dudar de mi memoria; entre el 70 y el 73 se produjeron varios eventos musicales pioneros, a los cuales asistí en esa ciudad. Me alegro saber que mis clusters cerebrales sean todavía legibles y fiables.
Un fuerte abrazo.

Paula dijo...

Felicitaciones por ese bosque, Jojo, y qué pena que todos esos bichillos suenen tan, tan lejanos...

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Besitos, Paula. Existen cercanos también, todavía, todavía milagrosamente. Y no los veo en el zoológico.
Palabrita del niño Jesús.