martes, noviembre 03, 2009

De nuevo, el pesanervios

Abrir los ojos, desadormecerse, renunciar a los sueños ciegos, ingrávidos, todos aquellos que se crean y se destruyen en el mismo instante de nacer. Abrir los párpados, alejarte del duermevela, y ver el infierno que aquellos doctos y píos mayores organizaron sólo para ti.
Miras el día que ha de acontecer, las horas, que una detrás de otra ya se han apostado a caminar hacia ti. Huecas. Vacías. Derramadas. Sabes que tu vida comienza hoy. Todo el pasado se ha decolorado en un trazo.En un gesto decidido. Eres nuevo. Eres otro. Y es tan agrio seguir como abdicar. Deseas arder entre llamaradas con apremio, pero sólo la fortuna te ofrece achicharrarte entre los rescoldos, paulatinamente.
Ambicionas que los vacuos minutos que arriban hubieran transcurrido hace años y volver, de nuevo a los sueños ciegos, leves; a los nonatos segundos, que te amparan como madrastras distantes de este orco, entre el fango del mundo.


4 comentarios:

MGJuárez dijo...

Cuesta crecer, ¿verdad? Bueno, seguro que no descubro nada nuevo.

Abrazos,
Montse.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

...crecer.... decrecer. Actualmente desconozco si voy o ya vengo. Sólo sé, que algo me mueve.
Un abrazo, Montse.

alfaro dijo...

Este pesanervios... todas las veces que lo he leído me da una sensación de agobio, de opresión oscura y un algo en la oscuridad.
El título... no querrá decir una relectura de A.Artaud? y ahora que he unido los dos títulos oigo la palabra grito.
Un abrazo.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

más que relectura..quizás sea cachear su esencia... para gritar calladamente..

gracias alfaro