miércoles, mayo 06, 2009

Rory Gallagher

Muchos no atinaron en él. Otros lo han olvidado. Murió con el hígado navegando en alcohol y a mí siempre me emocionó. Le admiré, en solitario o con Taste, porque era de los pocos que se han dejado el alma sobre un escenario y perdí el culo por verle en directo, las veces que llegó a mi “town.”

Y acabo pensando que no hábito en el mejor mundo posible que vaticinó el filósofo, puesto que anda por ahí un pésimo imitador suyo, un patético Bruce Springsteen, incomprensiblemente bañado en dólares y multitudes, que se auto bautiza como “jefe”. ¿Jefe de qué?. Imagino que será el boss de los tipejos ridículos y plastas. Efectivamente el mundo, es cada vez menos exigente y más plano.

¡¡ Drink to you. Va por ti, dónde estés, amigo Rory!!



4 comentarios:

June dijo...

Yo no sería tan dura, Conde...No es lo mismo una coma que un punto en suspensión. También a mi me gustaba R. Gallagher (y me sigue gustando, claro) .Un saludo.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Ya sé que las opiniones tienden a ser subjetivas, Rosa. Admito que todo el mundo tiene derecho a comer sopa caliente, pero me jode mucho que las oraciones subordinadas acaben tomándose por principales.

Un abrazo, rockero.

Bel dijo...

Sin música, ni comas, ni puntos en suspensión... sólo ver declinar una tarde de primavera entre nuevos amigos. Fue un placer.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Hola Bel, al leer tus palabras, me acordé de forma fulminante, del titulo de una canción de Marc Anthony - hace ya un lustro por lo menos- que se titulaba “Valió la pena”. Por supuesto nunca con vosotras hubo pesadumbre; bien al contrario, siempre mi consideración para con vosotras fue la estimación y el reconocimiento de vuestra sobrada validez, tanto como intelectuales como personas.

Sin duda, fue una hermosa tarde, unos interesantes momentos vividos junto a vosotras; tan preciosas por fuera como por dentro. Después de ese atardecer (algo fresquito para ser Mayo) uno se siente un ser acaudalado. Atesoro, la amistad de tres admirables amigas.

Un petonàs.