sábado, febrero 21, 2009

Agrafía



Leo a Gonzalo M. Tavares. "Los niños son felices con una libreta en blanco. Lo importante en la infancia son los intentos."
Instintivamente giro la cabeza buscando mi antología de libros con las hojas en blanco. Eran ensayos de encuadernación de una editorial que socorrí antes de que se abatieran sobre la basura. Me gustaron tanto sus cubiertas que los inserté en mi biblioteca, entre las voces de Manuel Puig y Stanislaw Ignacy Witkiewitcz. Alguien dijo que no estaban vacíos, sino llenos de mudez y que los mejores verbos son los que posee el silencio.
Del cajón de mi infancia, he rescatado los lápices y la goma de borrar. Raudo. Todavía hay esperanza.

9 comentarios:

Bel dijo...

Claro que sí, Conde, por supuesto que hay esperanza. Yo todavía me emociono cuando veo un cuaderno en blanco. De hecho ayer me compré uno que no necesitaba, pero estaba ahí, llamándome, tentándome con sus hojas en blanco. Y soy fan de los lapiceros como los de tu foto, con su gomita de borrar arriba. En fin, que me ha encantado tu texto y que me ha pasado como al perrito de Pavlov ante ante tu foto.
Un beso y muy buen fin de semana, conde.

alfaro dijo...

Pues, rápido, antes de que la esperanza se mude de biblioteca.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Si, Bel. Comprobarás que hay más gomas de borrar que lápices. Suelo utilizar más a ellas que a ellos. Hay que ser prevenido.

P.D. Ah! si nos vemos, ya te regalaré un “pitet Pavloviano”.



Te contaré una cosa bien cierta, Alfaro. Mi bisabuela falleció con 99 años… me queda toda una vida….para los intentos.
Besos para las dos.

corazon_tocao dijo...

Ya esta entrada de papeles en blanco,tuve el gusto de conocerla,pero sabes que?...me fascina,me encanta,que nunca hayas salido de Macondo.no existe un pueblo mejor para vivir y desvivir,que seas macondiano,ya me lo dice todo,sigo leyendo porque aca hice pausa...saludos saludillos para ti y un beso.

Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Gracias Corazón. Gracias por venir. Besos y Besillos.

Antonio Castellón dijo...

Mmmm, qué tentación ver esos cuadernos en blanco...
Alguna vez le leí a algún poeta que la página en blanco le daba miedo; a mí, en cambio, me entra hambre -hambre de escribir, se entiende, jeje.
¿Escribes con lápices, Daniel? ¿como Canetti?

Un abrazo, y a 'manchar' como dios manda, con negro sobre blanco.

MGJuárez dijo...

Sobre la fotografía: preciosa composición, MILAN te delata en el tiempo. La foto del personaje, ¿atormentado? ¿migrañoso? y la nota: boquitas pintadas...

Es decir, veo una historia ahí. Esperaremos al texto.

Evidentemente hay esperanza, ¿qué nos quedaría sin ella?

Un abrazo,
Montse.

MGJuárez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel Damián ( Conde de Galzerán) dijo...

Saludos Antonio, estoy contigo que hay que embadurnar lo más posible; manchar es vivir y la prueba de que uno ha vivido. Si además las manchas salen bonitas…. Eso de debe ser la hostia.


Bueno, Montse, creo que la “Milan” es la goma de borrar por antonomasia, aunque sea antigua. La foto del migrañoso es de Witckiewitcz (así acabó como acabó). Boquitas Pintadas, las de Puig. Las utilicé como referencias al texto.
Me halaga mucho que te gustara la composición; y más viniendo de ti.
Otro abrazo.