domingo, mayo 11, 2008

Traductores automáticos en la red




Los traductores automáticos que barren los vetustos diccionarios de mil hojas; esos cartapacios que palidecen a costa de horas y sentimientos transcurridos.
Traductores rápidos y memos, que son tan inexactos como las palabras pronunciadas en un parvulario. Traductores inconscientes y mecánicos que moran en Internet esa caja virtual de los fáciles trucos. El elixir de estas nuevas horas que nos va paulatinamente atrofiando.
Todas nuestras habilidades, tullidas en un dedo, que ni siquiera es el del corazón.

No hay comentarios: